contacto TPC

Escrito por alicia en Decoración

Sin comentarios

El recibidor suele ser uno de los grandes abandonados en cuanto a decoración del hogar se refiere. Sin embargo, el recibidor es una de las zonas más importantes de la casa, ya que determinará la primera impresión de las visitas sobre nuestro hogar. Es la zona de la casa que se ve primero, ya que, como su nombre indica, es donde se recibe a los nuestros invitados, por lo que es muy importante cuidar su decoración.

Luz

Muchos recibidores suelen recibir poca luz exterior, lo que puede producir una sensación no muy agradable, de modo que se deberán buscar elementos que les dote de luminosidad, como alguna lámpara, muebles de un color claro y un espejo. También habrá que prestar especial atención al color de las paredes.

Orden

El orden es fundamental en el recibidor, por lo que es una buena idea colocar un perchero y algún pequeño mueble donde dejar objetos que se utilicen con frecuencia, como las llaves o paraguas.

Elementos decorativos

Las plantas dan vida a cualquier estancia de una casa, colocadas en el recibidor serán una alegre bienvenida. También podemos colocar velas o alguna figurita sobre el mueble auxiliar para darle un toque más personal al recibidor.

Escrito por alicia en Consejos

Sin comentarios

Las puertas, además de separar estancias y dar seguridad al hogar, nos sirven para crear distintos estilos. Su elección ha de ser tomada teniendo en cuenta la función que debe realizar en cada estancia.

Una puerta es para aislar una estancia, cierto, pero también puede servir para dar más luminosidad a una habitación, para aportar calidez, crear un ambiente y formar parte de la decoración. Además, pueden conseguir que haya más o menos espacio dependiendo del tipo de puerta y su forma de abrirse.

Existen diferentes tipos de material que se utiliza para fabricar las puertas,; deberemos escoger el que mejor se adapte al hogar, teniendo en cuenta sus circunstancias, necesidades y ubicación, pues deberá ser un material que resista el tipo de clima en el exterior y la temperatura en el interior.

No todas las puertas de la casa han de ser iguales, se pueden utilizar como elemento decorativo en cada estancia y ser distintas, siempre teniendo en cuenta el uso que se le va a dar.

Los distintos estilos de puertas se pueden elegir con el mismo tono de las paredes, lo que dará sensación de mayor amplitud, o sus colores pueden contrastar con ellas para dar una impresión más dinámica. En el interior, las puertas con cristal permiten que entre la luz haciendo que las estancias sean más agradables.

La puerta de la cocina, la de la calle, la del baño y la del jardín tienen deberán cubrir unas necesidades especiales y diferentes a las del comedor o las habitaciones, ya que deberán ser adecuadas para resistir el calor y la humedad. Las puertas de exterior, además, deberán ser lo suficientemente seguras para evitar robos, por lo que no hay que elegirlas sólo por cuestiones decorativas.

Escrito por alicia en Decoración

Sin comentarios

Generalmente, la imagen de un jardín nos asocia al exterior, pero también es posible crear un jardín en el interior de una casa o local que dé vida y hermosura a la estancia.

Las plantas alegran, proporcionan belleza y son saludables. El ser humano es un ser más de la naturaleza y busca y necesita estar en contacto con ella. Si bien las plantas de interior son una muy buena opción, ¿por qué no tener un jardín en el salón?

Si vives en un piso, seguro que más de una vez has deseado tener un jardín en casa, pero has descartado la idea inmediatamente por ser algo imposible de hacer en un piso. La realidad, en cambio, no es así; es posible crear un pequeño jardín de interior aunque, claro está, no tendrá las mismas dimensiones que en una casa.

Los jardines interiores dan luminosidad a los espacios, muchas veces son utilizados en edificios y lofts para crear una separación, pero también pueden ser una muy buena idea en pisos o casas sin un exterior en el que relajarse. A diferencia de los jardines exteriores, el jardín interior se puede disfrutar en todo momento y durante todo el año. Es relajante, acogedor, elegante y nos hace sentir en contacto con la naturaleza.

¿Cómo crear un jardín interior?

Lo primero que debemos hacer es elegir el lugar adecuado, debe ser una zona con suficiente luz exterior, por lo que habría que buscar un sitio junto a una ventana. Si no disponemos de un espacio con estas características, tendremos que asegurarnos que el lugar que escojamos tenga luz suficiente para el crecimiento de las plantas.

Para colocar las plantas, podemos encontrar una gran variedad de macetas o recipientes de forma rectangular y más bajitas. Para darle un toque más natural, los podemos cubrir con pequeños listones de madera, piedra, etc. Ten en cuenta que tendrás que colocar suficiente tierra para que las plantas puedan desarrollar sus raíces.

Escrito por alicia en Decoración, Interiorismo

Sin comentarios

Muchos son los materiales que se pueden utilizar en la decoración: cristal, mármol, madera, yeso… Todos ellos tienen una característica especial que dota de personalidad a una estancia. El hierro, en sus variadas formas y forjados, también.

El hierro forjado combina con todos los estilos, requiere poco mantenimiento, es duradero y no es excesivamente caro. Es un elemento elegante tanto en muebles como en figuras decorativas, existen auténticas obras de arte para la decoración hechas en hierro forjado que consiguen que una estancia, ya sea un hogar, oficina o local, tengan un toque elegante y con personalidad.

Hierro forjado en exterior

En las mesas, camas, lámparas, sillas o figuras, el hierro forjado admite variadas formas y colores, todos ellos perfectos para cualquier estilo si se utilizan con criterio. En el exterior, el hierro forjado es un material que combina muy bien con el jardín, aunque requiere de más cuidados que el hierro utilizado en el interior, pues estar expuesto a la humedad en un período de tiempo largo puede dar lugar a que salgan manchas de óxido que, si bien se pueden quitar, no son estéticas y pueden dañar el hierro y el conjunto de la decoración.

Hierro forjado en interior

El hierro forjado en la decoración suele estar compuesto por delgadas líneas que consiguen dar mayor sensación de amplitud a las estancias y, por lo tanto, mayor luminosidad. Ocupan poco espacio, no dan la sensación de que una sala esté recargada y puede crear tanto una decoración de estilo barroco, como una de estilo clásico o moderno.

Las paredes decoradas con hierro forjado pueden evocar un sentimiento de nostalgia en algunos casos, pues recuerdan a las paredes antiguas. Además en ellas se pueden colgar macetas y enredaderas que darán más vida aún a las paredes.

Escrito por alicia en Decoración

Sin comentarios

Aunque con la llegada del frío apetezca menos disfrutar del jardín o de una terraza, con la decoración adecuada es posible aprovechar los momentos cálidos que nos ofrece el sol en esta época del año. Incluso en invierno se ha de disfrutar de los espacios exteriores de los que disponemos en nuestras casas, ya que, de vez en cuando, también apetece pasar un rato al aire libre.

¿Cómo decorar el exterior en invierno?

Disfrutar de la magia del invierno tiene un encanto especial, se buscan situaciones y espacios acogedores, se desea la tranquilidad y las personas se vuelven un poco más dispuestas a relacionarse. El invierno crea el sentimiento de hogar, de pareja, de familia, de intimidad o soledad.

Se han de elegir muebles con materiales resistentes al frío y la lluvia, como son la cerámica, el hierro forjado, el aluminio o la teka. Rodearse de plantas que resistan las temperaturas del invierno proporcionará una agradable sensación.

Un sofá o un sillón de un material impermeable especial para exteriores será el lugar más cómodo en el que disfrutar del invierno. Acompañados de mantas y cojines o estufas de exterior, pueden conseguir horas muy agradables y bucólicas, momentos especiales.

Un toldo o una carpa pueden proteger de la lluvia para disfrutar de nuestro jardín en cualquier momento del año pero, si no es posible utilizarlos, es necesario tener presente que es preferible cubrir algunos muebles con un plástico aunque estos sean impermeables. Se evitará que la humedad se instale en ellos y se podrán utilizar inmediatamente cuando cese la lluvia.

Escrito por alicia en Consejos

Sin comentarios

Algunas de las reformas que se realizan en el hogar tienen la finalidad de cambiar alguna parte de él en lo que respecta a gustos personales en decoración. Sin embargo, existe otro tipo de reformas que se hacen necesarias para reforzar la estructura o situación de la parte a arreglar, ya sea porque esté en desgaste o dañada, de forma que no empeore con el tiempo ni pueda causar daños que pueden acabar encareciendo la reforma.

En todos los casos es necesario tener presente que se deberán pedir una serie de permisos que variarán dependiendo del tipo de reforma.

Si se va a realizar un cambio en la distribución

Para un cambio de distribución de la casa es necesario pedir un permiso municipal, que se deberá rellenar y entregar adjuntando la descripción de la reforma que se pretende realizar, el plano de la modificación y el presupuesto. Se deberán pagar unas tasa, cuya cuantía variará dependiendo de la comunidad autónoma y el lugar en el que esté ubicada la vivienda.

Una de las tasas corresponderá a la prestación de servicios urbanísticos y otra al Impuesto de Construcción, Instalaciones y Obras, denominado ICIO. Si es necesario instalar un contenedor para escombros o colocar vallas o andamios, se deberán pagar también las tasas correspondientes.

Si se va a modificar la vivienda

Es necesario para este tipo de reforma obtener un permiso municipal y la supervisión y firma en el  proyecto de un arquitecto o un ingeniero. Se deberán pagar las mismas tasas.

Reformas que afecten a toda la comunidad

A pesar de que la reforma se realice en la propiedad, si esta afecta al resto de la comunidad será necesario el permiso municipal. Las tasas serán las mismas que en los casos anteriores.

Una reforma que afecta a la fachada del edificio, las terrazas o los balcones afecta a la estructura del mismo, por lo que será necesario solicitar el permiso municipal y adjuntar a él un plano de situación y fotografías. En este caso también se deberán abonar las tasas correspondientes.

Las reformas más habituales suelen ser las referentes a la instalación eléctrica, la fontanería o los suelos, entre otros. Para este tipo de reforma no es necesario solicitar el permiso municipal, por lo que no se habrá de pagar ninguna tasa. Únicamente en el caso de necesitar un contenedor para escombros se pagará una cuantía diaria.

Escrito por alicia en Decoración

Sin comentarios

Las buhardillas son una zona de la casa con un ambiente especial, soñador, que en muchas ocasiones se tiene abandonada. Sin embargo, con un poco de esfuerzo podemos transformar una buhardilla en una zona funcional y con mucho encanto.

Hay muchas posibilidades a la hora de reformar una buhardilla: puede transformarse en un cuarto de baño, en una habitación, en un despacho, una salita, un cuarto de juegos o en una biblioteca. Cualquier uso que se le dé a una buhardilla hará que la casa esté más viva, aprovechando cada rincón de la misma.

Distribución del espacio

Un inconveniente de las buhardillas es que, en muchas ocasiones, el espacio es muy reducido, lo que no nos deja mucho margen para reorganizar su estructura. Si la buhardilla está dividida con tabiques o columnas que se puedan quitar, una buena opción es eliminarlos para dejar un espacio amplio y diáfano.

Iluminación

A la hora de decorar una buhardilla habrá que prestar especial atención a la iluminación. Lo mejor es pintar el techo de color blanco y utilizar tonos claros y neutros para las paredes, de forma que se vea un espacio iluminado, limpio y amplio. Revestir las paredes con madera clara logrará un ambiente más acogedor tanto en verano como en invierno.

También habrá que colocar alguna lámpara en el centro de la habitación que ilumine toda la estancia, con luces blancas que puedan regularse según el momento deseado.

Ventilación

Una ventaja de las buhardillas es que, normalmente, suelen tener varias ventanas pequeñas que facilitan la ventilación de la misma. En caso de que no tenga ventanas, se podría hacer alguna con una pequeña reforma.

Muebles

Los muebles es preferible que sean bajos y con ruedas, para poderlos desplazar según su uso, de modo que se pueda aprovechar la pared del techo inclinado. En el caso de querer convertir la buhardilla en un cuarto de baño, se han de tener en cuenta las tomas de agua y el lugar en el que se van a colocar el inodoro y la ducha o bañera.

Escrito por alicia en Decoración

Sin comentarios

Sin duda todos los elementos de decoración de un hogar son igual de importantes pero, en ocasiones, nos olvidamos de que los techos también se pueden decorar.

Decorar el techo dará un aire de personalidad y elegancia a la estancia. Es habitual que los techos de las habitaciones de los niños estén decorados para dar a la habitación un toque de alegría y de inocencia, para que los niños se sientan bien y cuando se tumben puedan soñar con esos dibujos o colores. Pero los adultos también nos tumbamos a mirar el techo, así que, ¿por qué no decorarlo?

Cuando se entra en una casa con un techo decorado, este es sin duda el elemento que más llama la atención, es el primer impacto visual que se recibe y a partir de él se imagina cómo será el resto. Siendo así, elegir cómo decorar un techo ha de ser una acción meditada.

La decoración del techo puede ir acorde con el resto del estilo de la casa o no. Si no es acorde el impacto que causa es mayor y se debe tener en cuenta que, dependiendo de la elección, puede resultar incómodo visualmente y por lo tanto la estancia no será acogedora. En cualquier caso la personalidad y los gustos de quien habite en la casa serán los principales factores a tener en cuenta al decorar el techo

La decoración es una expresión de nuestra personalidad y también un arte. Un techo se puede decorar pintándolo, con dibujos, con vigas, con lienzos y con todas las formas de arte que se nos ocurran.

Escrito por alicia en Decoración

Sin comentarios

La vida en un loft se asocia a un estilo de personalidad más independiente, menos tradicional y con una mente más abierta. Los espacios amplios y sin barreras característicos de estas viviendas dan una sensación de mayor libertad, algo que relaja a la vista y los sentidos. Cuando se plantea la reforma de una vivienda o local, no está de más plantearse la idea de transformarlo en un loft.

Iluminación

En un loft hay mucha más luz natural que en una vivienda convencional, ya que no hay paredes que obstaculicen la entrada de luz a través de las ventanas. Como consecuencia, la estancia está siempre iluminada, lo que favorece la salud y el optimismo, así como la relajación.

Espacios diáfanos

Al derribar los muros que separan las distintas estancias se eliminan los pasillos pequeños y oscuros,  con lo que el espacio resultante es mucho mayor. Un loft, por sus características, permite una decoración cambiante, los muebles pueden trasladados al lugar que más guste para favorecer la comodidad y necesidades de cada persona, así como para vivir cambios. Hay personas a las que no les gusta ver los muebles en el mismo sitio durante años.

Otra ventaja de este tipo de viviendas es que, al ser un espacio abierto, la ventilación es natural y sana, ya que no hay obstáculos y toda la vivienda se ventila a la vez. El loft elimina la sensación de soledad, que no de intimidad, pues al carecer de paredes todas las personas que están en la vivienda se encuentran en el mismo lugar, lo que favorece las relaciones y es seguro para los niños. Las personas con movilidad reducida tienen una mayor calidad de vida en un espacio sin barreras.

Las plantas son una buena elección para dotar a la vivienda de mayor vida y se pueden utilizar para separar distintos usos de la vivienda, como por ejemplo el salón y el despacho. Aportan alegría y salud, a la vez que nos hacen sentir más cerca de la naturaleza. Así pues una buena opción al comprar una vivienda.

Escrito por davilacweb en Decoración

Sin comentarios

Aunque no lo parezca, los colores nos provocan distintos estados de ánimo. En ocasiones ni siquiera somos conscientes de ello, pero se deben elegir los adecuados para cada forma de ser, cada hogar y cada estancia. Esto nos ayuda al bienestar interior y, con él, a que la vida sea un poco más fácil. Sólo si una persona está tranquila y se siente bien en su entorno puede solucionar los pequeños problemas cotidianos. Sentirnos cómodos nos ayuda a pensar y resolver situaciones.

No todos percibimos los colores de la misma forma ni nos producen las mismas sensaciones, de modo que la elección del color en la decoración irá exclusivamente unida al gusto y personalidad de quien vaya a vivir en una casa.

Rojo. El color rojo es el más cálido de todos, es el color de la pasión y el deseo por excelencia. Sin embargo, también puede ser un color que provoque agresividad, por lo que hay que utilizarlo en su justa medida.

Amarillo. El amarillo es un color que da alegría y buen humor, es un estimulante para la mente y aumenta la creatividad.

Verde. Por todo es sabido que el verde es un color relajante, por lo que es muy adecuado para las habitaciones. Es un color que nos puede ayudar a relajarnos y dormir, ya que es calmante y alivia el dolor de cabeza.

Naranja. El naranja tiene efectos positivos sobre el sistema respiratorio, da vitalidad  y es apropiado para los lugares de trabajo, ya que favorece las relaciones entre personas.

Azul. El azul es un color que evoca paz, tranquilidad y frescura, aunque en sus tonalidades más grises puede reflejar cierta frialdad.

Blanco y negro. El blanco es el color que invita a la paz, el negro a la tristeza.

Gris. El gris, según cómo se utilice, puede resultar elegante o aburrido. Hay gente que lo ve como un color triste, aunque es un color que también transmite serenidad.